Bangkok día 2: Templos, chinatown y masaje de pies

El día empezó muuuy temprano para poder recorrer los principales templos.

Tipo 8 pedimos el taxi que se suponía iba a costar 250 BTH, pero una vez adentro y a media cuadra del hotel el taxista “recalculó” y decidió que eran 400 BTH. Seguía siendo un precio razonable así que nos seguimos, pero hay que tener cuidado con esto.

Le pedimos que nos deje en el Gran Palacio pero nos dejó en Wat Pho, el templo del Buda Reclinado (hacé lo que quieras 😂).


El Buda Reclinado tiene 42 metros de longitud y representa a Buda en el estado de Nirvana (su descanso final). El lugar es deslumbrante y los edificios tienen un nivel de detalle que dan ganas de abrazar al que los hizo. Además hay monjes rezando y cantando. Es una experiencia muy linda.


Cruzamos el río Chao Phraya al templo de Wat Arun (del amanecer) por 3,50 BTH por persona y vimos las imponentes torres y los arreglos de bonsai y flores.

Volvimos a cruzar el río rumbo al Gran Palacio, con la mala suerte de que el 8 de julio fue el día de Asarnha Bucha, una festividad religiosa, y había un acto en el palacio.

De movida nos avisaron que no íbamos a poder ver el buda de esmeralda y a mí, que estaba vestida como él mismísimo Dalai Lama, me rebotaron en la entrada por “no tener correctamente cubiertos los hombros”.

Otra vez será…


Volvimos por ChinaTown, que queda a unos 20 minutos de caminata. Esperábamos encontrar algo de comer pero había sobre todo telas y oro (nada que nos interesara) así que escapamos de la zona en un tuc tuc.



Le pedimos que nos deje en Siam, donde comimos e hicimos un poco de shopping y conocimos los famosos helados gigantes de Bangkok. Son como tortas heladas muy caras (cada uno sale alrededor de 1800-2000 BTH que son 900 a 1000 pesos)


A todo esto eran las 4 de la tarde y habíamos caminado como 10 km así que teníamos los pies en llanta.
Casi llegando al hotel hay un local de masajes que nos pedía a gritos que entremos y por 350 BTH per cápita nos hicimos un foot massage hermoso de una hora (y casi nos quedamos dormidas en los sillones).

Volvimos al hotel y no nos dio ni para volver a salir: pedimos hamburguesas al cuarto y dormimos felices.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s